martes, 16 de septiembre de 2008

El Corazón de Anabel

Subgénero: Contemporánea
Serie: Amor y Mentiras (3)
Protagonistas: Franco y Anabel
Año de publicación: 2009

E─BOOK
Amazon Digital Services
Formato: Kindle
Tamaño del archivo: 215 KB
Longitud de impresión: 123
ASIN: B005FG5ZAO
Smashwords (Barnes & Noble, iTunes, Sony Reader, Kobo, Diesel, Paypal)
Formato: Kindle, Epub, PDF, LRF, Palm Doc.
Palabras: 39543
ISBN: 9781476309781


IMPRESO
CreateSpace (y Amazon)
Tamaño: 6" x 9"
Páginas: 122
ISBN/EAN13: 1477575812 / 9781477575819




Anabel Medina ha sido desahuciada por su médico: a menos que encuentren pronto un donante de corazón, morirá a más tardar en un año. En vez de encerrarse a llorar su desgracia, decide que ese último año será el mejor de su vida, lo disfrutará al máximo antes de irse para siempre. Lo que ella no prevé es conocerá a Franco Solís, un hombre como ninguno.
Franco decide tomar un crucero para ver si por fin deja de pensar en la mujer que ha amado desde siempre, una que ahora está felizmente casada con otro. Jamás se imaginó que en ese viaje conocería a Anabel, una mujer hermosa y sensual que lo hace conocer el amor.
La química es instantánea entre los dos, pero Anabel sabe que lo suyo no durará. ¿Cómo decirle a Franco que morirá dentro de poco? ¿Qué debe hacer para evitar que él sufra por su muerte?


Descargar los primeros capítulos

Comprar Ebook en


Comprar Impreso en


Fragmento del capítulo 1
Anabel se debatía entre seguir allí disfrutando del beso y alejarse. No hacía ni diez minutos que había tomado la decisión de alejarse de Franco y ahora estaba allí, en sus fuertes brazos, recibiendo el beso más espectacular de la historia de su vida. Pero debía ser prudente. Sencillamente eso no podía ser.
Con suavidad pero al mismo tiempo con firmeza, sus manos presionaron sobre el pecho de él para alejarlo.
−No −dijo ella en cuanto los labios de él dejaron los suyos.
Y con esa palabras, Franco cayó en cuenta del error que había cometido.
−Anabel… lo siento −dijo afligido mientras la soltaba. −Te juro que no quise ofenderte. Yo sólo… iba a darte un beso en la mejilla… y… no sé explicarlo, pero me encontré besándote… yo lo siento… no quise…
−Shh, Franco, no digas nada más −dijo ella bajando la mirada. −Yo… también tuve la culpa… en parte… ¿qué te parece si lo olvidamos?
¿Olvidarlo? ¿Olvidar ese exquisito beso? ¿Olvidar las extraordinarias sensaciones que lo habían acompañado? ¿Olvidar la sensación del fascinante cuerpo esbelto en sus brazos? No. Era imposible.
−Sí, tienes razón −dijo él. −Será mejor que te deje descansar. Hasta pronto, Anabel.
−Buenas noches, Franco.
Sin mirar hacia el otro se alejaron: Franco desapareció por el pasillo y Anabel entró a su camarote.
Allí, la joven se recostó en la puerta y se abrazó a sí misma.
Siempre se había mantenido alejada de los hombres, pues su enfermedad era lo único que había copado su mente, así que no había tenido ningún novio y los únicos besos que le habían dado eran robados y breves; totalmente diferentes a este.
El beso que acababa de experimentar la había mareado, la había hecho sentir miles de sensaciones a las que no podía poner nombre, pero sobre todo, la había hecho desear vivir.
Una cosa vana, pues sabía que eso no era posible.
Por primera vez en mucho tiempo lágrimas de pesar por su propia vida corrieron por sus mejillas.






Lee aquí los primeros capítulos.
O descárgalos en tu formato favorito.





Criticas












4 comentarios:

  1. Muy buen inicio, por favor continua...

    ResponderEliminar
  2. Me alegra que te haya gustado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Había retrasado la lectura de esta novela por no sé... falta de tiempo.
    Y me la leí de un jalón. No pude parar. Siempre está incertudumbre de lo que pasará.
    Me gustó mucho: muy bonita, muy sentida... sufres igual que los protas, pero el final compensa tanto dolor.
    Muy bien, Mary, muy bien :q

    ResponderEliminar
  4. Anita, me alegra mucho que te haya gustado.
    Un abrazo :d

    ResponderEliminar

Los comentarios no están moderados, pero se eliminarán si es spam, propaganda o troll. Recuerda que "si no tienes nada agradable que decir, mejor no digas nada". Gracias.