miércoles, 23 de enero de 2008

Misión Encubierta

Subgénero: Contemporánea
Serie: Amor y Mentiras (1)
Protagonistas: Gabriel y Sonia
Año de publicación: 2009

E─BOOK
Amazon Digital Services
Formato: Kindle
Tamaño del archivo: 195 KB
Longitud de impresión: 132
ASIN: B005FG60LW

Smashwords (Barnes & Noble, iTunes, Sony Reader, Kobo, Diesel, Paypal)
Formato: Kindle, Epub, PDF, LRF, Palm Doc.
Palabras: 33977
ISBN: 9781476347936


IMPRESO
CreateSpace (y Amazon)
Tamaño: 6" x 9"
Páginas: 220
ISBN/EAN13: 1477575499 / 9781477575499




Sonia es una joven policía que tiene una misión: encontrar a los tratantes de blancas y desmantelar la peligrosa red internacional. Así que entra de manera encubierta a la agencia de modelaje desde donde se llevan a cabo los turbios negocios. El único problema es que Gabriel no parecía el culpable de todo eso… ¿o era que su naciente atracción hacia él no le permitía ver la realidad?
Gabriel, uno de los dueños de MAGA'S, pareció volver a la vida al conocer a Sonia, la nueva modelo de la agencia. No se parecía a su frívola y traicionera novia: Sonia era inteligente, tierna, totalmente sincera y transparente… ¿o no?
¿Era él tan íntegro y sincero como lo parecía? ¿Lo era ella?

Descargar los primeros capítulos


Comprar Ebook en


Comprar Impreso en


Fragmento del capítulo 8
Era la madrugada y aunque la noche había sido muy agotadora ella no podía dormir pensando en Gabriel y en la misión. Se acercó a la ventana y observó la ciudad quieta y silenciosa.
¿Qué hacer?
No quería dejar la misión, pero si no encontraba algo pronto su jefe la cambiaría de caso y ella lo que más quería era terminarlo y conseguir su ascenso. Pero tampoco quería engañar a Gabriel. No quería pasar por una mujer que sólo se había acercado a él para obtener información; lo que sentía por él era sincero… lo que sentía por él. ¿Qué sentía por él? Que lo amaba. No había dudas. Estaba enamorada de Gabriel. Nunca antes se había enamorado ni había vivido con nadie lo que había vivido con él; nunca se había sentido así… y ella no era sincera con él. Eso era lo único que empañaba su felicidad.
El jefe decía que no era bueno mezclar el corazón con el trabajo, y ahora entendía porqué. También decía que nunca había que confesarle ni a la almohada el tipo de misión que se desarrollaba.
De nuevo se acercó a él y lo vio dormir.
¿Y si le contaba la verdad?
Podría contarle lo que pasaba y él la entendería. No importaba lo que dijera su jefe, Gabriel era su amor y ella iba a ser sincera con él.
Sonriendo levantó la vista y por primera vez observó un escritorio en el cuarto de su novio. Un pensamiento llegó a su mente… y si Gabriel fuera en realidad… No. Él no. Gabriel era bueno y honesto. ¿Pero si…? Tenía que mirar el contenido de ese escritorio. No podría contarle sin saber qué guardaba allí.
Volvió a mirar a su novio y al verlo profundo, avanzó hacia el lugar. Con la experiencia de su trabajo comenzó a esculcar la mesa y los cajones sin hacer ruido apenas. Respiró aliviada al ver que eran copias de los documentos que tenía en la empresa. Uno por uno revisó y no vio nada comprometedor.
−¿Qué haces, mi amor? −preguntó el soñoliento desde la cama, y ella se removió algo nerviosa.
−Na.. nada… sólo… buscaba una aspirina… es que me duele un poco la cabeza… −dijo guardando los últimos documentos que revisó. −Pero parece que aquí no hay aspirinas.
−Claro que no, princesa, están en el botiquín del baño.
−Claro… que torpe soy…
Gabriel se levantó para abrazarla y besarla. Luego la tomó en brazos y la llevó a la cama. Después le trajo una aspirina con un vaso de agua que ella tomó. Rápidamente se acostó junto a ella y la abrazó.
−Aparte del dolor de cabeza, ¿cómo te sientes?
−Feliz −dijo ella besándolo. −¿Y tú, como te sientes?
−En el cielo… eres maravillosa, mi amor.
−Gabriel… tengo algo importante qué decirte −dijo ella después de un rato: tenía que decírselo.
Él le sonrió.
−Yo también tengo algo que decirte, mi amor. Te amo.
Sonia no podía creer lo que acababa de escuchar. ¡Gabriel la amaba!
−Gabriel… ¿estas seguro?
−Completamente, mi amor. Hasta anoche pensé que sólo era una atracción muy fuerte, pero después de la noche maravillosa que hemos pasado estoy seguro de que te amo más de lo que jamás he amado a ninguna mujer. Sonia, eres única: hermosa, tierna, inteligente. Te amo, Sonia.
Sonia sintió mitad alegría y mitad tristeza en su corazón: estaba alegre porque él la amaba, pero estaba triste porque él no sabía la verdad. Lo mejor era confesarle la verdad de una buena vez.
−Gabriel… yo… tengo algo que decirte… yo… yo… yo…
−¿Tú qué, mi amor?
−Yo… yo… te amo −dijo Sonia mirándolo a los ojos antes de recibir un apasionado beso en recompensa.
−Lo sabía, mi amor, yo sabía que sentías algo por mí. Nos amamos y es maravilloso.
Pero Sonia no estaba en paz. Debía confesarle la verdad ahora.
−Gabriel −dijo rompiendo el beso un instante. −Tengo algo más que decirte…
−Mi amor, nada es más importante que nosotros −dijo impidiéndole hablar.
−Pero es que… es importante…
−Nada, mi amor, más tarde.
Sonia se prometió que más tarde le diría quien era ella en realidad. Y como su amor era tan grande él tenía que comprenderla y ayudarla.
Volvieron a besarse y en menos de unos minutos, la pasión volvió a ellos.
−¿Qué pasó con tu dolor de cabeza? −preguntó él.
−Ya se fue.
−Que bueno.
Y de nuevo se demostraron todo el amor que sentían el uno por el otro.






 Lee aquí los primeros capítulos.
O descárgalos en tu formato favorito.






3 comentarios:

  1. Una hermosa historia contemporanea. Me gusto muchisimo, es muy original.

    ResponderEliminar
  2. Esta preciosa la portada!!!!!!!!!!

    Me encanto!!!!!

    ResponderEliminar

Los comentarios no están moderados, pero se eliminarán si es spam, propaganda o troll. Recuerda que "si no tienes nada agradable que decir, mejor no digas nada". Gracias.