martes, 9 de enero de 2018

Despertando

Soy plenamente consciente de mi ausencia y mi falta de producción. No ha sido desidia, ni mucho menos negligencia o falta de ideas. Lo que sucede es que la escritura es una profesión elitista, y para quienes representamos el sustento económico de toda una familia nos es imposible vivir de la pluma, lo que implica que debemos trabajar y relegar la escritura (a nuestro pesar) a un segundo plano. Así, mi habitual trabajo y mis estudios doctorales (especialmente estos últimos) me condujeron a que mi producción escrita fuera menos prolífica desde el año 2012 y desapareciera por completo desde el 2015. 

Hoy me complazco en contarles que he finalizado aquella tesis doctoral que se había convertido en la única destinataria de mis letras durante casi cuatro años. Espero hacer la disertación en breve y recibir el título por el cual he luchado y sufrido durante los últimos seis años. 

Esto significa que vuelvo a tener el control de una gran parte de mi tiempo y que puedo regresar a lo que más me gusta: escribir aquellas historias que me ronda por la mente y que me gusta compartir con quien esté dispuesto a leer.

Pero no crean que es sencillo. Después de un letargo absoluto de más de dos años, no es tan fácil: he perdido un poco la práctica y debo “refrescar” mi mente para volver a ser Mary Heathcliff. Es como despertar de un largo sueño, del que todavía estoy un poco adormilada, lenta y entumecida. 

Tengo varios planes: entre ellos terminar la corrección de “Hermosa impostora” para ofrecer una segunda edición mucho más limpia y depurada. También hay un par de historias inconclusas y varias ideas más que rondan mi cabeza. Prometo trabajar en todo ello en tanto me sea posible para regresar al mundo de la escritura de la mejor manera posible.

Así que, con un poco de suerte, en un par de meses ya podremos leer algo nuevo salido de mi pluma. ¡Que Dios me ayude!

Un abrazo.





lunes, 1 de enero de 2018

Feliz Año 2018

Les deseo que tengan un magnífico 2018 lleno de todas las bendiciones de Dios para ustedes y sus seres amado.

Sé que en el 2017 he estado muy ausente. Les expliqué que debía terminar mi tesis doctoral. Por fin lo logré. Ahora sí tendré espacio para regresar a escribir. De manera que para el 2018 vienen sorpresas.