lunes, 2 de marzo de 2015

Denunciando la piratería

La piratería es un asunto muy complejo con el que vivíamos algunas autores. 

Cuando por fin una de nuestras obras sale a la luz, no hay algo más emocionante que verlo en los portales de venta y recibir los distintos reportes sobre el movimiento que está teniendo (independientemente seamos auto publicadas o con editorial). Nos sentimos entonces orgullosos y contentos del trabajo que hemos realizado y sabemos entonces que el esfuerzo, el tiempo, el esmero y la dedicación que le hemos invertido a nuestro trabajo por el término de semanas o incluso meses valieron la pena. 

No obstante, todo esto se termina cuando por casualidad navegando en la red encontramos que nuestra novela aparece para descarga gratuita en uno de esos múltiples portales que se hacen pasar por almas caritativas que “distribuyen el arte” pero que en realidad están llenos de publicidad, acortadores de links y otros recursos mañosos para que con cada clic ellos puedan recibir dinero: en pocas palabras utilizan nuestras novelas para lucrarse con ellas de un modo ruin y descarado. 

Pero más descarados son aquellos que siendo conscientes que una novela en formato digital se consigue a veces por sumas irrisorias (0,99 dólares por ejemplo) acuden a estos sitios para ayudarle a ganar dinero a quienes roban y estafan a quienes supuestamente son sus autores favoritos. Cuando una persona se descarga una novela gratis no solamente le está robando el autor, también está ayudándole a ganar dinero a quienes con careta de bondad sólo quieren lucrarse con el trabajo de los demás.

Incluso es triste saber que muchos de los que se descargan las novelas de forma ilegal ni siquiera las leen. Las guardan en su computador durante mucho tiempo y posteriormente las borran, pues no hay nada más cierto que existe una infravaloración por aquello que no cuesta nada: quien no paga por un libro, no siente la misma ansia de leerlo, no lo recibe igual, y no lo valora igual.

¿Qué nos queda a los autores? Desencanto, desánimo y tristeza.

Solamente quienes hemos pasado por esta experiencia podemos hablar de la impotencia que se siente, del dolor y de la rabia. El trabajo de tanto tiempo, escrito con cariño, esfuerzo y dedicación, es reducido a un archivo más puesto en cualquier alojado en para el libre acceso de cualquiera que tenga conexión a Internet, con solamente dos o tres clic (los primeros para enriquecer a los bandidos).
Y entonces empieza uno a cuestionarse si en realidad vale la pena continuar escribiendo. 

Hay un compromiso moral con los lectores, más si la novela pertenece a una serie un o una saga y se está esperando una continuidad, una nueva entrega o quizás una historia de quienes fueron personajes secundarios en una primera novela. 

También están las ganas de escribir, porque para muchos la escritura no es simplemente un trabajo más, para algunos de nosotros es una pasión, una entrega, una forma de vida, un desahogo del interior de nuestra alma, incluso cuando no es nuestra primera profesión; en mi caso, por ejemplo, tengo que luchar contra muchas adversidades: la falta de tiempo, las ocupaciones de mi vida real, los ratos que tengo robarle a mi familia y a mi pareja, el tiempo que le quito a mi tesis doctoral, y otros cuantos obstáculos más. Cuando hay un verdadero gusto por la escritura todas estas dificultades pueden ser superadas. Sin embargo, cuando demos nuestro trabajo vulgarmente esparcido por uno y otro lado nos cuestionamos si realmente vale la pena dejar nuestras otras actividades para dedicarnos algo que posteriormente nos traerá más tristezas que alegría, y más decepciones que satisfacciones.

Y entonces empieza el dilema: bajar los brazos y rendirse ante lo que parece inevitable, o intentar luchar en contra de los delincuentes. 

Quienes optamos por la segunda vía, también nos encontramos con serias dificultades en el camino. ¿Cómo evitar que el documento en cuestión se siga propagando? Las plataformas como blogger, WordPress o los foros no tienen la manera de eliminar estas páginas pues los archivos que están infringiendo el derecho de autor no están alojados allí. Lo que sí se puede hacer es hacer una denuncia por DMCA ante el sitio en donde se encuentra alojado el archivo. Lo que se tiene que hacer en este caso es escribir una noticia de abuso por infringir los derechos de autor referenciando el link y una prueba de que somos propietarios del derecho de autor para que inmediatamente la página borre este documento.

No obstante, decirlo suena más sencillo que hacerlo. Estos alojadores, que también se sostienen de la publicidad, de los clics y de otras artimañas, no están tan dispuestos a luchar en contra de la piratería. Ellos preferirían hacerse los de la vista gorda y permitir que sigan alojando cualquier cosa con tal de dirigir tráfico hacia sus páginas para poder lucrarse. Así que muchas veces no se encuentra ningún tipo de directriz, link o correo de contacto para realizar la denuncia. De tal suerte que a veces simplemente tenemos que quedarnos de brazos cruzados y contemplar como todo el mundo se llena de dinero con nuestras obras menos los autores que hemos sido los que hemos trabajado fuertemente para sacar adelante un producto.

Navegando en Internet encontré algunas páginas que nos ilustran sobre cómo realizar estas denuncias, y lo más importante que nos proporcionan direcciones de correo electrónico incluso links y modelos de las cartas que debemos dirigir para denunciar un archivo a fin de que sea quitado inmediatamente de sus alojadores.  Ellos no pueden ignorar las denuncias, pues los usuarios podrían quejarse con la policía y entonces pueden cerrar el sitio (como pasó con megaupload). Así que cuando tienen una denuncia, simplemente están obligados a atenderla.

Entonces lo que se debe hacer es enviar un correo notificando el DMCA. Para ello es importante saber qué escribir y el correo al cual enviarlo.

Lo que voy hacer a continuación es presentar un modelo genérico para hacer la denuncia y copiar todas las direcciones que encontré.

Modelo genérico:


Pursuant to 17 USC 512(c)(3)(A), this communication serves as a statement that:

(1). I am NOMBRE DEL PROPIETARIO DE LOS DERECHOS, the exclusive rights holder for the following titles.;

 NOMBRE DE LA NOVELA U OBRA

That is sold legally in LINK DE DONDE ESTÁ LA OBRA DE MANERA LEGAL (AMAZON, U OTRAS PLATAFORMAS)


(2). These exclusive rights are being violated by material available upon your site at the following URL(s;

EL LINK DE LA PÁGINA DONDE SE PIRATEA

(3) I have a good faith belief that the use of this material in such a fashion is not authorized by the copyright holder, the copyright holder's agent, or the law;

(4) Under penalty of perjury in a United States court of law, I state that the information contained in this notification is accurate, and that I am authorized to act on the behalf of the exclusive rights holder for the material in question;

(5) I may be contacted by the following methods: email: TU EMAIL

I hereby request that you remove or disable access to this material as it appears on your service in as expedient a fashion as possible. Thank you for your cooperation.

Regards,
TU NOMBRE COMPLETO


Direcciones
Estas son algunas direcciones que he encontrado. Según el alojador hay uno o varios correos a los cuales podemos escribir.



Esta información la he tomado de las siguientes páginas (la mayoría en inglés):

Espero que esto sea de utilidad para quienes quieren denunciar la pirateria. Sé que hay autores que la consienten, no estoy de acuerdo auque respeto sus puntos de vista, así como espero que ellos respeten el de quienes queremos luchar contra este delito.
Saludos.



2 comentarios:

  1. Querida Mary que puedo decirte, estando en mi email veo tu post e inmediatamente vine a leerlo, te cuento que como he estado ocupada en otros asuntos no le había puesto la atención a este tema pero este fin de semana fue el detonante para que también me pronuncie y tome una medida que no me hace gracia porque tal vez pierda más pero que desgraciadamente algunas personas me obligan a tomar porque como dices una escribe con entusiasmo y cariño, con esmero y dedicación para que puedas ser leída y para recibir un comentario o crítica del lector pero si aún leyendo gratis ignoran eso como dices simplemente no lo valoran y por este tipo de personas es que debo hacer las cosas, no me molesta que mis primeros archivos se anden paseando por los grupos pero si eso de que mucha gente se ha encargado de subirlo a diferentes plataformas, gente que me conoce y que ni siquiera lo consultó conmigo sencillamente para estas personas mis escritos y mi esfuerzo no valen nada, yo no conozco el lado positivo de la piratería porque como dices bajan un archivo para tenerlo guardado y luego borrarlo seguramente, es triste y desmotiva seguir publicando de manera digital es por eso que ni modo a tomar medidas, una cosa son los grupos y otra gente de la web que se quiera lucrar, te entiendo y ahora deberé pronunciarme yo, gracias por tu post, lo voy a compartir también, un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga Itxa, gracias por tu comentario.
      Como dices es terriblemente desmotivante. Lo único que nos queda es denunciar y tomar medidas drásticas aunque no queramos.
      Un abrazo.
      Mary

      Eliminar

Los comentarios no están moderados, pero se eliminarán si es spam, propaganda o troll. Recuerda que "si no tienes nada agradable que decir, mejor no digas nada". Gracias.